5 centimetros por segundo

  • Título: 5 centímetros por segundo
  • Director: Makoto Shinkai
  • Intérpretes: Animación
  • País: Japón
  • Año: 2007
  • Género: Drama
  • Duración: 67 min
  • Guión: Makoto Shinkai
  • Música: Tenmon
  • Calificación: 8/10

Decía Fiodor Dostoievski que “Es al separarse cuando se siente y se comprende la fuerza con la que se ama” Suena manido, prototípico y casi anacrónico en una época en la que la mitad de las relaciones son tas superficiales como los dispositivos que las mantienen unidas. Los skypes, whatsapps, móviles, redes sociales, parecen conseguir eliminar esa sensación de distancia, como si la gente pudiese estar siempre junta, aunque sea de forma ilusoria o telemática. Y, en ese contexto, Makoto Shinkai, el heredero de Hayao Miyazaki según muchos, nos sorprende con una auténtica joya que nos habla del amor, la distancia y la madurez en apenas una hora.

5 centímetros por segundo, un curioso título tras el que se oculta uno de los dramas románticos más potentes del cine de animación. Hace referencia a la caída de las flores de cerezo, es la velocidad a la que caen. Una especie de metáfora de las vidas humanas, de la lentitud con la que transcurren, de la parsimonia por alcanzar el suelo, y como los caprichos de un viento que sería el destino, hace que los caminos de las hojas que comenzaron juntas se unan y se separen sin compasión ni respiros.

ep_423972_3

Es una historia que se presenta en tres capítulos. La primera, extracto de flor de cerezo, nos presenta a los dos protagonistas, Takaki y Akari, dos amigos inseparables en la escuela primaria que, un buen día, tienen que separarse, pues ella se va a estudiar a otra ciudad. Takaki se queda destrozado, pero al cabo de un tiempo comienza a recibir las cartas de Akari, y su único propósito será ir a verla. La segunda historia, Cosmonauta, nos presenta a Takaki en la escuela secundaria superior, y a su compañera Kanae intentando romper la coraza de ese chico melancólico e inescrutable. Por último, en 5 centímetros por segundo, historia que da título a la película, veremos el reencuentro muchos años después de Takaki y Akari, que quizá no sea tan soñado como pueda parecer debido a los caminos diferentes que han tomado.

Shinkai evita, en esta ocasión, utilizar elementos de fantásticos, demostrando que su poderosa imaginación y su fuerza narrativa también pueden expresarse en una situación real, casi cotidiana, como es la mudanza de un amigo a otra ciudad. La animación resulta increíble, con las bellas y evocadoras imágenes que siempre nos ofrece este director. Su obsesión por las máquinas (y en especial los trenes) encuentra un buen canalizador aquí, al ser el elemento material fundamental, una especie de apoyo a la metáfora de la distancia: los trenes pasan, y aunque todos son iguales, toman distintos senderos y cada uno va por una estación. En cualquier caso, el trabajo de luces y sombras realizado en los dibujos es elogiable, realista, hermoso.

Es la obra de un poeta de la nostalgia, de una melancolía de la que bien podría aprender Von Trier. Es imposible que esta película te deje indiferente, pues evoca unos sentimientos más profundos que sería necesario no tener alma para no verse afectado por los mismos. Recomendación, nunca ver en un día particularmente triste: al acabar, puede parecer que el suicidio es una opción.

sunset-alone-school-classroom-makoto-shinkai-5-centimeters-per-second-anime-HD-Wallpapers

  • Título: Stardust
  • Director: Matthew Vaughn
  • Intérpretes: Charlie Cox, Claire Danes, Michelle Pfeiffer, Robert de Niro, Mark Strong, Sienna Miller
  • País: Reino Unido
  • Año: 2007
  • Género: Fantástico
  • Duración: 130 min
  • Guión: Jane Goldman, Matthew Vaughn (Novela: Neil Gaiman)
  • Música: Ilan Eshkeri
  • Calificación: 7,5/10

A la hora de ver Stardust hay que tener una cosa clara: es imprescindible dejarse atrapar por la atmósfera fantástica que desde el primer minuto inunda la pantalla. Abstraerse de prejuicios y disfrutar de esta buena película es el mejor consejo posible. De lo contrario, llegaríamos a denostarla por ser precisamente lo que pretende: un relato de hadas como de los que ya quedan pocos en el séptimo arte.

Embarcarnos en Stardust es gozar de lo irreal, lo maravilloso, de un guión muy alejado de lo visceral para situarse en ese lugar del corazón que muchos ya creíamos perdido en lo más recóndito de nuestra infancia. Porque ver Stardust es volver a ver héroes camuflados en humildes ciudadanos, brujas malvadas, bellas damiselas que necesitan ser rescatadas, hombres poderosos que ansían aún más gloria, amén de una retahíla de monstruos animados que siempre nos han provocado risa y dolor de cabeza a partes iguales.

No, definitivamente Stardust no parece el producto más original que se haya creado… Hasta que terminamos de ver la película. Es entonces cuando nos damos cuenta de que las dos horas se han pasado volando, de que nuestro cerebro ha sido catapultado a ese extraordinario mundo de Stormhold, donde Tristán Thorn busca un regalo para su amada que acabará redundando en él mismo. Como en los añejos relatos de El Barco de vapor, aquí nada es lo que parece, en cualquier momento un personaje puede disparar un rayo o ser convertido en una rata, ya que todo está construido en base a que la imaginación es el más bello don que ha podido tener el ser humano.

No debemos olvidar, por tanto, que estamos ante una película para todos los públicos. Sin sangre, sin vísceras, sin sexo, sin nada que violente la mente de los más jóvenes. Y a pesar de ello, siguiendo la estela dejada por Pixar, en ningún momento resulta edulcorada, ñoña o tópica. Cualquiera puede verla, y cualquiera puede estar sujeto a las consecuencias que de ella se desprendan: nostalgia, felicidad, alegría, amor, aflicción, melancolía, esperanza… Una pléyade de sentimientos que en muchos espectadores confluirán de manera irremediable. Pero para ello hay que tener alma, afán de soñar, anhelo de volver a una época perdida. Absténgase los inhumanos, bienvenidos sean los aventureros. A vivir se ha dicho.

Francisco Boix, el fotógrafo olvidado

Publicado: 29 abril 2013 de Miguel de la Asuncion en General

La Segunda Guerra Mundial es uno de los períodos de tiempo más interesantes, indudablemente, de la historia. Hemos llegado a tener muchas visiones de ella, muchas representaciones en la cultura: En el arte, en la literatura, en el cine, etc. Sin embargo, en bastantes ocasiones supeditamos la realidad a la ficción. Y en el caso de nuestro país, la vemos como algo lejano, como algo que no pasó en realidad. Aquí estábamos viviendo los efectos de nuestra propia guerra, dicen muchos.

Por eso me ha impactado tanto el documental sobre Francisco Boix. Francisco Boix, un fotógrafo en el infierno, se llama. Un documental que nos muestra el papel que tuvo uno de nuestros compatriotas a la hora de enjuiciar a los nazis una vez pasada la guerra. Asimismo, se nos muestran las consecuencias que tuvo la Segunda Guerra Mundial para algunos de los españoles que no estaban en el país.

Bien es cierto que para hablar de guerra siempre es necesario hablar de política. Por ello, tal vez, el documental sea en cierto modo más político que biográfico en su primera parte. Se nos habla de la figura de Francisco Boix, sí, pero no se nos habla del Francisco Boix fotográfo. Se nos habla del Boix comunista, y del movimiento comunista exiliado en Bélgica en aquellos tiempos. Y de cómo este movimiento fue encarcelado y llevado a un campo de concentración.

No puedo evitar hacer un paralelismo entre el documental visto y ese gran libro de Primo Levi, Si esto es un hombre, en el que se expresaba muy bien la diferencia de los presos políticos con los demás, y las prioridades que estos tenían sobre aquellos. Me parece que el largometraje refleja muy bien esto, al contarnos como el movimiento se pudo organizar aun dentro del campo, y pese a estar también sometidos, como podían trabajar, o conseguir ciertas cosas aun con dificultades.

Así se nos introduce a Boix, que va pasando por distintos puestos de trabajo en el campo, hasta llegar a ser uno de los fotógrafos. A partir de ese momento comienza la verdadera historia, como consigue, gracias también a ayuda exterior, a salvar los negativos de las duras imágenes que le obligan a fotografiar. Como aprovecha sus circunstancias, sus contactos, sus movimientos. Como, gracias a este pequeño acto, meticuloso pero heroico, podrá luego juzgar a personalidades importantes dentro de los altos mandos de las SS. Como todo eso se hace gracias a un poco de suerte y mucho de coraje de un hombre.

Como se ha dicho al finalizar el documental, parece que Cappa es el único fotógrafo de la guerra. No obstante, se ha demostrado que dentro de nuestras fronteras ha habido otro, quizá mas importante aun incluso, por las consecuencias que tuvieron las imágenes por el captadas.

Francisco Boix es, sin duda, el fotógrafo olvidado. Y merece una reivindicación por nuestra parte. Un documental muy interesante y muy recomendable de ver.

  • Título: Esto es la guerra
  • Director: McG
  • Intérpretes: Reese Witherspoon, Chris Pine, Tom Hardy, Til Schweiger, Chelsea Handler, Angela Bassett
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2012
  • Género: Comedia romántica
  • Duración: 98 min
  • Guión: Tim Dowling, Burr Steers, Marcus Gautesen
  • Música: Christophe Beck
  • Calificación: 1,5/10

Durante los últimos años, la industria de Hollywood se ha especializado en producir un tipo muy concreto de comedias románticas: aquellas que, independientemente de las características de sus personajes, vuelcan todas sus aspiraciones cinematográficas en un compendio de tópicos. Esto es la guerra no es más que el enésimo subproducto que trata de vendernos una idea mil y una veces explotada en el cine norteamericano.

La premisa del filme que dirige McG (director de Terminator Salvation) es que nos atraiga el triángulo amoroso que forman una mujer de mediana edad, que ha atravesado por varios fracasos amorosos, y dos aparentes “tipos duros” que trabajan en una agencia de investigación secreta. Desde luego, el planteamiento inicial ya peca de una falta de credibilidad considerable, pero la puesta en práctica es desastrosa.

Para empezar, durante la hora y media que dura la película se entremezclan la comedia romántica y un bochornoso intento de thriller, orquestado cuando ambos agentes persiguen a un delincuente internacional. Resulta lamentable ver a dos buenos actores como Reese Witherspoon y Tom Hardy mezclados en este engendro que avanza irremediablemente por un camino que ya nos conocemos de sobra. Es casi un delito de propiedad intelectual atribuir este guión a alguien, puesto que éste se nutre de toda la historia reciente del lado más malo de Hollywood, sin que exista un mínimo resquicio de originalidad. No faltan a la cita la amiga lujuriosa, los serviciales compañeros de trabajo (lamentable que destinen recursos públicos para fines privados con la que está cayendo) o los presuntos “malos” que más bien parecen payasos de circo sobreactuados. Aun con todas estas lacras, podría haber salido algo mínimamente potable de no existir ciertas situaciones que se asemejan a las que podemos encontrar en cualquier telefilme de Antena 3 los sábados por la tarde, donde la vergüenza ajena y los inverosímiles giros de guión alcanzan su cota más alta.

Olvidada toda posibilidad de encontrar algo aceptable en el lado artístico de la película, es necesario plantearse una reflexión sobre su vocación comercial. ¿Hay gente que sigue pagando por ver cosas como ésta? Desde luego, no cabe en este caso la justificación de “yo voy al cine para entretenerme” porque, ¿qué entretenimiento puede haber en ver otra vez lo mismo de siempre, sin ningún rastro de química entre los actores, sin posibilidad de esbozar siquiera una sonrisa a pesar de que estamos ante una supuesta comedia, y todo ello de la forma más mascadita posible? Una cosa son las películas comerciales y otra cosa son las tomaduras de pelo. Adivinen a cuál de éstas categorías pertenece Esto es la guerra.

PD: Una pregunta más… ¿Era necesario contratar a tres guionistas para esto?

teaser_dias_vinilo

Titulo: Días de Vinilo

Director: Gabriel Nesci

Intérpretes:. Gastón Pauls, Fernán Mirás, Rafael Spregelburd, Ignacio Toselli, Emilía Attías, Inés Efrón, Akemi Nakamura, Carolina Peleritti, Leonardo Sbaraglia

Nacionalidad: Argentina

Año de Producción: 2012

Guión: Gabriel Nesci

Duración: 120 minutos.  

Valoración: 8/10

Decía el pianista Franz Listz que “La música es el corazón de la vida. Por ella habla el amor, sin ella no hay bien posible y con ella todo es hermoso” Una frase que cala muy hondo en el director Gabriel Nesci, que nos presenta en su primer largometraje una historia que habla de música, de amor, de amistad, de belleza y de vida.

Parece algo casi imposible, lograr que en una comedia romántica que sigue todos los parámetros del género, haya espacio para la reflexión, la ironía e incluso la filosofía. Pero así es.

La premisa de la que se parte es muy simple: Cuatro amigos (Damián, Facundo, Luciano y Marcelo) son amigos desde niños, y tienen una curiosa visión del amor relacionada con un suceso de su infancia, donde en “su esquina” asisten a un desengaño amoroso que acaba con una lluvia de vinilos cayendo sobre los muchachos, debido a ese fenómeno de intentar librarse del pasado tirando los objetos de la pareja por la ventana, que desde ese día estarán marcados por esos dos conceptos: las relaciones tienden a fracaso y la música es un regalo del cielo.

De este modo, y tras un sucinto repaso por sus infancias, vemos donde ha llegado cada uno veinte años después: La historia de los treintañeros que pasan despreocupadamente por la vida, sin lograr sentar cabeza, anclados, tal vez, por su miedo en el pasado cómodo en vez del futuro oscuro e inseguro.

dias_de_vinilo_3

Se nos ofrecen cuatro historias separadas: El miedo de Facundo al compromiso, la autocompasión utópica de Luciano, la desfasada inmadurez de Marcelo y la incapacidad de superar una ruptura de Damián. Todos son creativos, todos son artísticos en cierto modo, y todas sus historias se unen por ese elemento aglutinador que es la música. De hecho, el film hace un repaso magistral por todos los grupos y artistas musicales míticos de la segunda mitad del siglo XX. Las canciones de nuestra vida. Las melodías que nos han marcado.

¿Les suena, verdad? Habremos visto cintas semejantes en multitud de ocasiones. Pero es que desde aquí, Nesci teje su magia y nos ofrece una película diferente ¿Cómo lo hace? Aun sigo pensando en ello. Acaso sea porque, en lugar de buscar la carcajada fácil, el gag simplista, la sonrisa manida, la película comienza por reírse de sí misma. Se ríe de toda la absurda pretenciosidad del mundo cultural. Nadie se libra de su sátira: Músicos, artistas, escritores, medios, críticos… nadie se libra de su férrea sátira. ¿Para qué – parece decirnos – nos andamos con tanto artificio? En la música como en la vida, y sobre todo en el amor, a veces el no complicar las cosas es el mejor modo de obtener un buen resultado.

Mención especial en esta sátira merece el cameo de Leonardo Sbaraglia, que aparece interpretándose a sí mismo, como la personificación de todo lo absurdo del mundo cultural: Caprichoso, pretencioso, autocomplaciente. Su aparición en la película sirve para demostrar justo lo contrario de lo que se manifiesta en la obra: no es necesario un gran actor, un gran nombre, para hacer una buena creación.

11_Aug_2012_23_03_06_dias_de_vinilo

Al final, como es obvio, todo se solucionará para bien. Tendremos nuestros momentos de risa, y de amor, y de felicidad, y de soluciones. Es una película y todo debe acabar bien. El final, que ya conocemos, entra dentro de las cauces habituales. Pero ¿Cómo podría ser de otra forma? Al final, como dijo Schopenhauer, “En la música todos los sentimientos vuelven a su estado puro, y el mundo no es sino música hecha realidad”

Unidos-Por-Un-Sueño

Titulo: Unidos por un sueño

Director: Sebastian Grobler

Intérpretes:. Daniel Brühl, Burgart Klaubner, Justus Von Donanyi, Kathrin Von Steinburg, Thoms Thieme

Nacionalidad: Alemania

Año de Producción: 2011

Guión: Sebastian Grobler, Philipp Roth

Duración: 113 minutos.  

Valoración: 8/10

Aunque a día de hoy algo así nos parezca impensanble, o incluso pretencioso, el gran Albert Camus decía hace años “Todo cuanto sé con mayor certeza sobre la moral y las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol”

Basada en una historia real, Unidos por un sueño nos muestra como se introdujo el arte del balompié en Alemania. A finales del siglo XIX el profesor Konrad Koch (Daniel Brühl) alemán que ha estudiado en Harvard, es contratado en una escuela alemana para nobles como profesor de inglés, en aras de preparar a los jóvenes estudiantes para salir al amplio mundo que se presenta por la época.

Koch es un renovador, un hombre que trae ideas frescas y novedosas a los caducos alemanes, que aun viven anclados en el pasado. Su temperamento choca tanto con los directivos de la escuela como con los alumnos. Y para llegar a las jóvenes mentes a las que tiene que enseñar encuentra una sola manera: El fútbol.

unidos-por-un-sueno

Los chicos, entusiasmados, se entregan con auténtico fervor a este nuevo juego. Hasta que les pillan practicando este deporte. Veremos entonces un auténtico enfrentamiento, todas las penurias por las que pasan Koch y los chicos para poder seguir practicando este deporte.

En el fondo, el fútbol es lo menos importantes. Lo grande es lo que nos transmite. Los alemanes, con capacidad para reírse de sí mismos, nos presentan una gran sátira sobre el cambio, la modernidad, la adaptación y la flexibilidad. Sobre como los valores alemanes, que permiten a la nación gobernar desde hace años los destinos del Viejo Continente, a veces juegan en su contra. Y como la innovación no siempre es mala.

El fútbol, por su parte, es minimizado a sus valores primigenios, algo que en estos tiempos es de agradecer. Sin popularidad mediática, sin grandes medios, sin dinero y prácticamente sin material. Solo unos cuantos jugadores, un par de porterías hechas con las primeras ramas lo suficientemente largas que uno se encuentra y las ganas de jugar. Solo el compañerismo, el juego en equipo, la solidaridad, la equidad que permite. Recordamos, en una época en la que lo hemos convertido en un negocio, que no es más que un juego. Y como todos los juegos, es divertido.

También es curioso el papel que representa Inglaterra en este film. Pese a la gran oposición histórica germano – británica, Inglaterra aparece como la gran renovadora, la de mente abierta. Desenfadados, alegres, sencillos. Todo lo opuesto a los alemanes. Precisamente por esa oposición, aparecen más felices. Como he dicho, la capacidad de reírse de si mismos es algo bueno que tienen en el centro de Europa. Pero sin duda, no dejarán pasar la oportunidad de ver esta fábula como una oportunidad para mejorar y para superar sus defectos. Un film muy recomendable.

2269350_3_ku-Der_ganz_grosse_Traum_3

Citadel

 

Titulo: Citadel

Director: Ciaran Foy

Intérpretes: Aneurin Barnard, James Cosmo, Wunmi Mosaku, Amy Shiels

Nacionalidad: Irlanda

Año de Producción: 2012

Guión: Ciaran Foy

Duración: 84 minutos.    

Valoración: 4/10

¿Hay algo más puramente creado por el hombre que las ciudades? La historia de las ciudades es la historia de la sociedad. Pero, como todo lo que se crea, uno se siente orgulloso al mismo tiempo que tiene un cierto respeto a que su creación le consuma. Ya lo decía Estrabón: “Ciudad grande, soledad grande”

Ciaran Foy explora esta angustia urbana en su primer trabajo. Y es un trabajo que nos deja con un regusto amargo, al ir de más a menos a medida que pasan los minutos.

El título es muy adecuado: Citadel (Ciudadela, Baluarte) Pues el eje del mismo será un edificio antiguo que se nos presenta en la primera escena. Allí, Tommy (Soberbiamente interpretado por Aneurin Barnard, su papel de paranoico es lo mejor de la cinta) ve como unos niños encapuchados agreden a su mujer embarazada. Los médicos consiguen salvar al bebé, pero no a ella.

citadel2

Tras ser víctima de una agresión, descubrimos que Tommy desarrolla agorafobia (miedo a los espacios abiertos) Y que, a diferencia de un agorafóbico normal, no se siente a salvo ni en su propia casa, pues siente que esa banda de niños vienen ahora a por su hija. Ni siquiera los cuidados y la preocupación de la enfermera Marie (Wunmi Mosaku) podrán sacarle el terror desaforado de encima. Como he dicho, la intepretación de Barnard merece un aparte, es capaz de transmitirnos todo su miedo. La ciudad, espacios vacíos, lúgubres, casas pobres, el clima contaminado, se nos muestra en su extensión más desoladora para contribuir a la sensación agorafóbica y de pánico.

Y entonces, cuando todo parecía encaminado a ser una buena obra de terror psicólogico, se empieza a volver delirante por momentos. Aparece un sacerdote loco que quiere quemar el edificio porque dice que la banda de niños no es humana. Los mismos niños se muestran como una especie de demonios. Del terror psicólogico pasamos a una extraña mezcla entre Mars Attack!,  The Punisher y El sexto Sentido, pues con ayuda de uno de los niños fugados, Tommy debe acabar con todos los demonios derribando el edificio, su citadel particular.

Podría parecer que todo esto quiere ser una metáfora de cómo vencer el miedo y de la auto superación, pero la entrada de elementos demoníacos, sangre gratuita, escenas de pelea y demás trucos de terror fácil acaba con la gran primera parte de terror psicológico para convertirlo en un largometraje más. Uno que no se nos queda en la memoria y que nos deja con la sensación de decir aquella consabida frase: Lo que pudo ser y no fue.

Citadel.2012.480p.BRRip.XviD.AC3-PTpOWeR_s3