Reservoir Dogs, 1992

Publicado: 15 abril 2009 de Diego Cabanillas en Críticas
Etiquetas:, , , , , , ,

Sin lugar a dudas, Quentin Tarantino será uno de los directores de los que más se hable cuando el tiempo lo convierta en un clásico. Alguna vez me gustaría ir a su casa, pues su colección de vhs lamentables debe de ser inmensa. Y es que sobre ese cine de ovejas carnivoras, vampiros frikis, spaghetti western y películas asíaticas que nadie ha visto; además de la programación televisiva, es donde el director norteamericano ha encontrado su genio y ha hecho que su cine sea un clásico desde el mismo momento de su estreno.

Pese a haber hecho sus pinitos ya como guionista, Tarantino se dió a conocer a principios de los 90. Escribió el guión de Amor a Quemarropa, que dirigió Tony Scott y en 1992 estrenó su primera película, Reservoir Dogs.

Actores como Steve Buscemi, Harvey Keitel, Michael Madsen, Tim Roth o el propio Tarantino dan vida al impagable guión de este último de una forma impecable. Es una de esas películas donde prima ese dicho de que menos es más. Toda la acción principal transcurre en un almacén, de una forma totalmente teatral. La película avanza mediante los diálogos, mediante lo que te cuentan los personajes, no de lo que ves o no ves. De la misma manera Tarantino juega con el tiempo. Insertadas en la trama principal se abre el pasado reciente de cada uno de los principales protagonistas, donde se ve porque aceptarón ese trabajito de Gangnster para al final mostrarte como huyen del lugar dónde lo hicieron. Pero sin mostrar como ni que hicieron o pasó. Eso simplemente te lo van contando, abriendo una intriga adornada por la violencia o lo macabro, algo a lo que ya nos acostumbró el autor en otras películas.

La película se sustenta por unos personajes carismáticos interpretados por acciones que a lo mejor nunca han sido muy conocidos, pero que son muy buenos aunque se hayan encasillado un poco. ¿Pero quién no disfruta en esta película de Steve Buscemi o Harvey Keitel? Si a todo esto únimos todos los guiños, referentes, y homenajes que pueblan la cinta, nos encontramos con algo realmente delicioso de ver y paladear. Tenemos al personaje de Michael Madsen como todo un Paul Newman o un Marlon Brando en la escena en la que va a pedir trabajo a los jefes. Manga corta, pelo para atrás… Tenemos sangre como siempre tenemos en las películas de Tarantino y tenemos esta impecable película que avanza gracias a unos diálogos perfectamente escritos.

¿Qué podemos esperar de un tipo cuya primera película ya es de por si una obra Maestra?

Y dejo el trailer de su próximo peliculón…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s