Curiosa ha sido la sensación que me ha ido dejando la película según transcurría. No creo que Ángeles y Demonios resista un análisis riguroso. No es una película que te puedas ni te debas tomar en serio, simplemente dejarte llevar y perdonar las distintas trampas que te vas encontrando colocadas en momentos puntuales de la trama. En ese aspecto, Ángeles y Demonios es todo un festival del Deus ex machina, y eso se lo debemos agradecer a David Koepp y al señor Akiva Goldsman que estaban algo vagos ante un libro cuya temática en si ya es un despropósito aeroportuario tremendamente entretenido y adictivo. 

Descarada la publicidad de Lancia

De la misma manera, Ángeles y Demonios va como un tiro. No deja un segundo al respiro y los cambios que se han hecho respecto a la trama original hacen que la película vaya más ligera, eliminando momentos algo increibles (y aún así la cinta sigue siéndolo) y simplificando algunos conceptos.


Con respecto a las polémicas que siempre rodean a estas cintas yo no la encuentro. Simplemente es una película de intriga situada en Roma y el Vaticano rodeada de curas. Fuera de ahí, no hay nada que falte el respeto a la Iglesia más que el eterno debate entre ciencia y religión donde la película no se posiciona. No es que lo deba ser ya que este film unicamente tiene propósitos únicamente comerciales, pero algunos momentos donde la película intenta justificarse y decir “Oye, respetamos a la cristiandad y la Iglesia”, quedan un tanto cobardes.


Los puzzles son tan estúpidos como la trama en si. Sabemos que no se sostiene en nada, la historia es la de un libro que ya hemos leido en otros muchos cuando estábamos aburridos, pero la película no es que intente hacer participe al espectador en los distintos enigmas como tampoco hacía la primera parte, El Código da Vinci. 


En esta cinta Tom Hanks esta un tanto mejor, aunque de nuevo y gracias al guión algunas de sus intervenciones como experto quedan un tanto forzadas. ¿Por qué? ¡Estas en una carrera contrarreloj! ¡Deja las explicaciones eruditas para un poco más tarde! Pero bueno, aunque parezca mentira esto no es más que otra concesión a la audiencia poco experta que piensa que están escuchando un diálogo trascendente. El problema es que estas películas y/o novelas no valen por un cursillo acelerado de Teología o Historia del Arte. 

Ewan McGregor, en cambio lleva un tiempo a base de papeles alimenticios como este, que poco aportan a su carrera como actor, pero tampoco pasa nada pues parece que lleva un tiempo abandonada. El escocés esta contento de cobrar el cheque actuando en una historia que le importa un pimiento, y su implicación se ve en la calidad de su trabajo. Y es una pena, porque dentro de sus limitaciones como eterno candidato a galán escocés, normalmente este actor ha estado por encima del resto en las películas que ha hecho. Su papel en el Episodio II y el Episodio III es de lo poco destacable, su carisma se comía al intento de Anakin Skywalker que nos hizo tragar el señor Lucas.


Ayelet Zurer, la actriz israelí no esta mal. Quizás algo mayor para mí… Tampoco es que haga nada más que recordar que en el libro había una chica acompañando a Langdon.


Stellan Skarsgård como siempre, correcto haciéndose el sueco cada vez que le llega un cheque hollywoodiense que compra su compromiso para con el cine minoritario.

También esta por ahí Armin Mueller-Stahl, que siempre hace bien su eterno secundario de viejo. 

Y la película no tiene mucho más. Es malilla, no es ninguna maravilla ni tiene nada destacable. Incluso los efectos especiales suelen cantar la traviata cuando son necesarios, todo ello gracias a la colaboración del Vaticano para hacer la película. Osease, que el “corta pega” de los distintos elementos y la integración de los decorados con añadidos como horizontes, cúpulas del Vaticano y demás en ocasiones aparece curiosamente borrosas. De la misma forma que planos gratuitos mostrando el helicóptero que transporta a Langdon al Vaticano, se puede rodar desde un poco más lejos y no es necesario el Paint. 


Pero bueno, su lado positivo es que resulta muy entretenida. Es de esas películas que aunque sabes que no es nada buena, por el mero hecho del buen rato que te hace pasar, te parece buena. Es idonea para tenerla y verla un aburrido sábado por la tarde entre siesta y siesta. Es vibrante, sabe mantener el ritmo y la verdad, a veces se agradece, aunque no se requiera de cerebro para disfrutar de ella. 

Nota: 6

comentarios
  1. royja dice:

    Tom Hanks hace un papel bastante bueno.

  2. dcabanillas dice:

    No esta mal para estar en piloto automático.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s