Sleuth Vs Sleuth

Publicado: 31 mayo 2009 de Diego Cabanillas en Críticas
Etiquetas:, , , , , , ,

Joseph L. Mankiewicz en 1972 hizo una película de dos horas cuarenta minutos de duración con uno de los mayores duelos actorales que se han visto. Basada en una obra de teatro del guionista, Anthony Shaffer, los talentos Laurence Olivier y Michael Caine comparten plano haciendo de lo que en principio es un juego, algo macabro.

Pueden pensar que puede ser parecida a The Game, de David Fincher, pero aquí con menos elementos y con una mayor sencillez se llega más lejos y lo que a partir de la primera media hora puede ser un duelo de probar hasta donde llega el otro, los dos últimos cuartos son simplemente una locura donde siempre se va a más sin que los personajes sepan realmente las consecuencias de lo que van haciendo. Si, hay muchas de esta clase de películas de juegos macabros. He oido hablar de Cube o Saw, pero este es un duelo entre caballeros ingleses. No es lo mismo. Tenemos esa elegancia, esa forma de decir las cosas con segundas intenciones, esa cortesía y elegancia y pocos elementos donde desarrollar la acción.

Todo ocurre en una mansión, donde inteligentemente están colocados todos los elementos para hacer del juego un duelo de inteligencia y de engaño. Empieza muy tranquilita, con un humor inglés que en ocasiones roza lo absurdo… Pero eso no sirve más que para irte colocando para lo que estar por venir.

Y es que la película va sobre un noble inglés, escritor de novelas detectivescas donde se rie de la policía y con una casa donde el es el amo y señor. La tiene llena de un microcosmos de juguete que son su mundo. Eso nos habla claramente sobre su personalidad. El hombre no esta falto de ego. Un día invita a un peluquero, que se beneficia a su mujer y que es un elegante joven interpretado por Michael Caine. Ahí es donde poco a poco se va abriendo la película, la intención del egolatra para dejar claro que sus posesiones son tuyas y la del otro, que dentro del mismo juego empieza a clamar por una bonita venganza de ingenio.

Sin duda alguna por el duelo actoral que se mantiene y la elegancia de Mankiewicz detrás de la cámara con la inteligente puesta en escena para hacer que la acción se centre en los dos personajes, hace que estemos probablemente ante una de las mejores películas de la Historia del cine.

Es puro teatro, como lo son otras grandes películas como Reservoir Dogs de la que ya os hablé, pero aquí el duelo de ingenio y la contención en cuanto a la puesta en escena hacen que lo que al principio pueda parecer una película menor poco a poco vaya despegando hasta erigirse en su genio y su soberbia puesta en escena.

Es curioso como conocí esta película, que al igual que con El Padrino II y III o Apocaypse Now no vi hasta hace poco y me arrepiento de ello. Un amigo mio tiene una especie de obsesión con las cintas de Jude Law, y se suele tragar cualquier cosa donde sale ese dundee británico. Law hace del personaje de Caine en la primera versión, y Caine hace el personaje de Olivier en la primera. Pues bien, se bajó la primera para comparar aun siendo bastante prejuicioso con el cine clásico y cuando la vio se quedó embobado, por lo que me la recomendó. La “obtuve” y efectivamente, era un diamante. Todavía seguimos teniendo discusiones sobre si la otra versión es decente o no… La otra versión que dirigió Kenneth Branagh.

En el año 2007 Kenneth Branagh quizó hacer su propia versión, adaptado de la readaptación de la obra original. Esta película dura unos insuficientes 80 minutos frente a los 160 de la primera versión, osease, la mitad. No soy muy enemigo de esta versión, indudablemente esta notablemente por debajo de la película original, pero tiene algunos puntos interesantes que me gustaría comentar.

El trabajo de Branagh en la dirección es magnífico. Sabe mover la cámara con elegancia, haciendo con su trabajo que la película parezca más oscura e intrigante junto con el guión. Los juguetes de la primera versión, Branagh los cambia por alta tecnología. El personaje de Caine controla su mundo mediante un gran sistema de seguridad, lleno de cámaras donde parece el Gran Hermano. Me pareció inteligente adaptar la obra a la actualidad de esa manera.

Durante los dos primeros actos la película se mantiene digna, aunque uno de los puntos fuertes de la anterior versión aquí no se repiten. Michael Caine se merienda sin piedad a Jude Law, y el duelo al final de la película es un rotundo KO conseguido desde la primera escena que comparten.

El último acto resulta lamentable. El duelo de elegante testosterona de la primera parte cambia, la situación cambia, los roles y preferencias de los personajes cambian, quizás para adaptarlo a la actualidad y es donde la película lo pierde todo con respecto a la original. Las revelaciones en el último tercio son de risa, una estafa al espectador que esperaba encontrarse algo más o menos digno. No, aquí decae y las piezas que sustentavan el duelo anterior aquí quedan por los suelos. Unas nuevas situacioes gratuitas que no hacen ningún bien a la obra original.

No en serio, no hacía falta eso, no era necesario. Y no se como Branagh no lo vió.

Por lo tanto y lo digo. En el combate entre ambas películas obviamente lo gana la primera versión clarísimamente. La primera no lo olviden, es de las mejores películas que he visto. La segunda no pasa de mediocre, si acaso.

comentarios
  1. Frank Ar dice:

    No vi ninguna de las dos, y me habían dicho que la última era malísima.
    Pero ahora me voy a bajar la primera haber q tal.

    Gracias por tu review,

    y q pena por tu amigo fanático de Law… jaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s