Verso, intriga, espada y poder

Publicado: 30 noviembre 2011 de Miguel de la Asuncion en General
Etiquetas:, , , , , , , ,

Titulo: Anonymous

Director: Roland Emmerich

Intérpretes: Rhys Ifans, Joely Richardson, Sebastian Armesto, Rafe Spall, Edward Hogg, Sam Reid

Nacionalidad: Británica

Año de Producción: 2011

Guión: John Orloff

Música: Harald Kloser y Tomas Warner

Duración: 132 min

Valoración: 9/10

Es posible que mucha gente jamás llegué a comprender la grandeza de esta película. Tal vez sea por la publicidad de la misma, que la presenta como una simple anécdota de la realidad de Shakespeare. Tal vez sea porque no conocemos mucho acerca de las intrigas cortesanas de la Edad de Oro inglesa. O tal vez sea, simplemente, que el valor de la literatura sigue tan camuflado hoy como lo estaba, nos da a entender el film, hace cuatrocientos años.

Vaya por delante que el trailer de la película la vende muy mal, al quedarse en la superficie de la misma, creando un cierto prejuicio hacia la misma. Unido a la opinión tendenciosa de gran parte del público y la crítica sobre Emmerich, puede impedir disfrutar de esta magnífica obra sin superar suspicacias ni mentes cerradas.

El propio inicio de la cinta es una declaración de intenciones, narrativamente hablando: una puesta en abismo, que nos hace creer que vamos a ver una historia sobre Shakespeare, nos lleva a una secuencia de persecución de un dramaturgo. Pronto descubriremos que el autor perseguido no es Shakespeare, sino Ben Johnson. Y desde ahí empezará una trama completamente distinta, en plena Corte, construida mediante analepsis dentro un racconto, o viceversa, incluyendo pinceladas de flashback. La puesta en abismo es uno de los métodos narrativos más complejos que hay, y el espectador puede verse confundido por los vericuetos espacio-temporales pese a la impecable ambientación del film.

De este modo, se nos presenta la tesis de que Shakespeare en realidad no escribía sus obras, sino que el teatro era tan solo un medio más en la lucha por la sucesión al trono de Isabel I. El Conde de Oxford, magníficamente interpretado por Rhys Ifans, que apoya al conde Essex (uno de los bastardos de la reina) se da cuenta de que puede llegar, no solo a la corte, sino también al pueblo, mediante el teatro para obtener apoyo para su candidato. De este modo él, que siempre ha valorado la palabra escrita, que ha viajado para estudiar la cultura de otros lugares, y es un escritor prolijo, observa como el teatro llega a todas las clases de la sociedad, al vulgo. Es el poder de las letras.

¡Alabádme! Yo tengo el poder

Por esto, el conde utilizará a Ben Johnson, un autor medianamente reconocido, como canal para reproducir sus obras. Pero el dramaturgo, que no se fía del noble, y por tanto usará otra cabeza de turco para adjudicarle la autoría: un actor borracho llamado William Shakespeare.

Es ahí donde empieza toda la mezcla de los acontecimientos: Tenemos la trama cortesana, en que se nos entrelazarán presente y pasado del Conde de Oxford y su relación con la Reina Isabel I y con sus rivales por el poder, los ladinos consejeros, los Cecil, y la trama de la caída del Ben Johnson y el ascenso de Shakespeare con las obras del Conde. Hasta que al final ambos se entremezclan. Se crítica a esta película por estar basada en hipotésis históricas no probadas, pero obviamente la teoría sobre Shakespeare es eso: una teoría. Nadie puede esperar que la verdad absoluta que los años no lograron sacar a la luz, llegue a término en dos horas.

Al final ambas tramas se entremezclaran para crear la intriga. Pero, como he dicho al principio, la puesta en abismo es de lo más complejo que hay. Y al final, no importará la política, ni importará el poder, ni la fama. Será la literatura la que quede por encima de todo. Y Rhys Ifans lo sentencia de forma magistral “Podeis haberme traicionado a mí, pero jamás traicionareis mis palabras”. Finalmente, el verdadero poder es la palabra. El mensaje de las letras cala, sin importar su autoría. El verso vence a la espada.

comentarios
  1. Son criticas como estas las que me dan ganas de ir al cine a ver películas de calidad. Eso si, una puntualización: Me parece correcto todo lo que has escrito, pero reconoce que si lo que escribes es cierto, la película plantea (aunque sea forma secundaria) que realmente Shakespeare, no escribia sus obras: que era un fraude. Y para mi como Shakesperiano declarado me parece inadecuado. Aunque claro, si se trata de una película de intrigas e historia en la corte de “la Reina Virgen” la veré y como se me admite esta potestad en el blog, hablaré de su validez histórica.

  2. Miguel de la Asuncion dice:

    Hombre, creo que es obvio que lo plantea (y que lo he dicho, mira justo bajo la segunda foto) pero, si no usase la teoría revisionista sobre Shakespeperare, no podría llevar el argumento de la Corte por donde quiere. ¿Inadecuado? Cuestión de gustos. Obviamente no demuestra nada, como diría cierta historiadora y magnífica profesora apellidada Márquez, se siembra la duda y a partir de ahí, que cada uno crea lo que quiera. Esperaré ansioso esa revisión de validez histórica 😀

  3. dcabanillas dice:

    Es una película de Roland Emmerich. No busquéis profundidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s