La oscuridad del cine negro

Publicado: 24 febrero 2012 de Miguel de la Asuncion en General
Etiquetas:, , , , , , , , ,

Titulo: Carancho

Director: Pablo Trapero

Intérpretes:. Ricardo Darín, Martina Gusman, Darío Valenzuela, Carlos Weber,  José Luis Arias

Nacionalidad: Argentina

Año de Producción: 2010

Guión: Alejandro Fadel, Martín Mauregui, Santiago Mitre, Pablo Trapero

Duración: 107 minutos.  

Valoración: 6/10

El cine argentino tiene una característica que me gusta mucho: Es valiente, es directo, enfrenta la realidad tal y como viene. Aún así, siempre queda un espacio para lo estético, para lo bello, para profundizar en los personajes. Por eso sorprende Carancho, un film que, no es ya que sea cine negro, sino que se sitúa en la mayor negrura de este, siendo un thriller rápido que no deja indiferente al espectador.

Ricardo Darín, sobresaliente como siempre, encarna a Sosa, un picapleitos, uno de esos abogados que busca sacar indemnizaciones de los accidentados. Su vida es normal, hasta que conoce a Martina Gusman, una doctora que atiende a las víctimas. La relación hace que Sosa quiera trabajar por su cuenta con estos damnificados, aunque el liberarse de la “Fundación” que lleva estos casos es un asunto más espinoso de lo que parece.

Con ambientes nocturnos, pocos nexos entre escenas, drogas o violencia se construye un relato aterrador, una historia del abuso para con los pobres y analfabetos, una narración de cómo la desesperación puede cambiar una vida.

Carancho es un film de escenas duras, complejo, sofocante (Esos pasillos de hospitales abarrotados en los que no caben dos personas) opresivo, que busca en lo desagradable una crítica. ¿Hacia qué? Hacia los sistemas sociales en Argentina. La Sanidad Pública, las fundaciones, las aseguradoras… la velada crítica que encierra contra la política social está muy bien contada.

Solo hay un momento de pausa en todo el largometraje, al ritmo del bolero Nuestro Juramento, el único momento tranquilo, en el que se nos demuestra que, pese a lo duro de cualquier situación, siempre existen momentos de tranquilidad.

La interpretación de Ricardo Darín, siempre sobresaliente, es otro de los puntos a favor de la película. El veterano actor sigue demostrando que es capaz de adaptarse a cualquier papel, y sin duda su interpretación de hombre fatigado y hastiado de la vida es magistral. Lástima que Martina Gusman no esté a la altura de su compañero, resultando un contrapunto no demasiado bueno.

Además, la solución fácil empleada al final, el uso gratuito en demasiadas ocasiones de las drogas (en el caso del personaje de Martina Gusman, especialmente), y un trabajo técnico que desmerece la buena historia, con unos movimientos de cámara que, en ocasiones, hacen parecer la cinta un remake latino de Callejeros, restan excelencia a este trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s