• Título: Mi semana con Marilyn
  • Director: Simon Curtis
  • Intérpretes: Michelle Williams, Kenneth Branagh, Eddie Redmayne, Emma Watson, Judi Dench
  • País: Reino Unido
  • Año: 2011
  • Género: Drama
  • Duración: 101 min
  • Guión: Adrian Hodges (Libro: Colin Clark)
  • Música: Conrad Pope, Alexandre Desplat
  • Calificación: 6/10

Cuando Colin Clark consiguió un trabajo en la productora del actor Laurence Olivier, no se imaginó por un instante que iba a estar íntimamente unido a la estrella rutilante del momento, la bella Marilyn Monroe. Durante unos días, la actriz más famosa del mundo empañó su vida hasta tal punto que ninguna otra mujer le volvió a parecer la mitad de buena que la que se escondía tras esa melena rubia al viento.

En Mi semana con Marilyn vemos cómo la llegada de Marilyn Monroe a Inglaterra para actuar en El príncipe y la corista (dirigida y protagonizada por Olivier), riega a los ciudadanos de un fervor tal que la propia Marilyn queda aturdida. Era la época del “star system”, cuando las películas no se realizaban por el mero motivo cinematográfico, sino para producir sueños reflejados en los actores. En este sentido, la “doctrina Monroe” se impuso sobre cualquier otra, elevando a la actriz a cotas de popularidad posiblemente más altas de las que realmente merecía su labor.

Truman Capote definía a Marilyn en su obra ‘Música para camaleones’ como “una adorable criatura”. Tras una vida llena de altibajos, su confusa muerte no hizo sino avivar un mito que se ha mantenido muy presente en el panorama cinematográfico. Lo que se ve en la pantalla, sin embargo, parece distar bastante de cómo era la actriz en realidad, manteniendo una actitud poco profesional, que según recoge esta película exasperaba a todos los miembros del rodaje. A todos salvo a Colin Clark.

Teniendo en cuenta todas estas peculiaridades, no es de extrañar que ninguna actriz haya conseguido aproximarse lo más mínimo a la interpretación perfecta de Marilyn. En esta ocasión, empero, Michelle Williams se ha quedado bastante cerca. Borda una buenísima actuación, pero continúa siendo algo muy distante a lo que representó ese fenómeno. Sí, su trabajo bien merece todas las nominaciones posibles. Pero no es Marilyn. Tampoco Branagh es Olivier, pasándose de histriónico al intentar convertirse en el legendario actor, cuyo ego era tan patente como su calidad.

Así, Mi semana con Marilyn no es una mala película, pero sí es un intento más que liviano de reproducir lo que supuso esta actriz en el cine. Es probable que para tratar correctamente este personaje se requiera un mayor metraje. Pero siendo sinceros, parece muy complicado que alguna vez se pueda llegar a una verdadera simbiosis respecto al personaje de Marilyn.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s