La gran película épica que no nos dejaron ver en cines

Publicado: 24 marzo 2012 de Diego Cabanillas en General
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , ,

Título: Kingdom of Heaven (Director’s Cut)

Director: Ridley Scott

Reparto: Orlando Bloom, Eva Green, Jeremy Irons, Liam Neeson, Brendan Gleeson, Edward Norton, Michael Sheen, Kevin McKidd

Guión: William Monaham

Música: Harry Gregson-Williams

País: EEUU, Reino Unido, Alemania, España, Marruecos

Duración: 190 minutos

Año: 2005

Género: Aventuras, épica

Ya sabemos lo que ha sido la Fox en la primera década del Siglo XXI… Prefería películas de 90 minutos sin sentido, a películas de dos horas. Los productores violaban todo el material, si la película parecía para mayores, la hacían más amigable a cualquier cateto. Encadenaron una porquería tras otra… pero de vez en cuando tenían que parecer un estudio, y Ridley Scott que desde que hizo Gladiator estaba cotizado, hizo su película épica de las cruzadas con producción de Twentieth Century Fox. Coproducción internacional de varios países, entre ellos España, localizaciones patrias (Loarre, Segovia o Sevilla) y marroquies… Actores en plena esfervescencia como Orlando Bloom, secundarios atemporales como Jeremy Irons o Liam Neeson que siempre están en estas películas por decreto Ley… En fin, se rodó la película y se estrenó un aborto de unos ciento cuarenta minutos caótico, sin sentido, difícil de entender, aburrido… Un montaje barroco que dejaba la película hecha unos zorros, con un argumento difícilmente descifrable. Parecía que Ridley había hecho una cinta lamentable.

Pero claro, una cosa es lo que Fox estrenó en los cines para llenar las salas, y otra cosa es la película como tal, la que reconoce el director como suya y que le prometieron sacar en DVD, el montaje del director. Esto no es un montaje del director al uso, para que te vuelvas a comprar otra vez la película porque añaden dos escenas que estaban bien quitadas. En este caso, el montaje del director es la película en sí, que no se parece nada a la que se pudo ver en cines, donde las cosas cobran sentido y se hace mucho más fácil de ver, pese a que el nuevo montaje supera las tres horas. Pero vacíos inexplicables aquí cobran sentido, se añaden toda una serie de historias alternativas que completan la principal y la dotan de alma. Personajes, reflexiones, momentos… No son solo batallitas donde se ve el dinero empleado, es todo lo que rodea y explica el por qué de las cosas de las decisiones que no comprendimos en el montaje original, no porque debieran quedar a interpretación del espectador, sino porque el uso de la tijera fue criminal.

Siempre me han gustado las películas épicas, de espadas y aventuras, pero basadas, aunque sea parcialmente en la historia (no me gusta ver dragones ni vampiros).  En este caso, cuando vi la primera versión, me pareció una cosa bastante funesta e infumable. Después llevado por la curiosidad y lo que se decía de ella, me dejé arrastrar… Y vaya si cambia la película…

El Reino de los Cielos es una película que coge varios personajes desdibujados de las cruzadas y crea una historia a partir de ellos. No tiene mucho que ver con su vida real, pero para construir una historia de política y batallas, se sirven bastante bien de ellos. No pasa nada, una cosa es el cine y otra cosa es la historia, y puede inspirarse sobre ella para construir un relato de ficción. Y si funciona, como es el caso, nada es irreprochable. Tarantino ya nos enseñó que si el cine es ficción, la historia también puede serlo.

En fin, tenemos a Balian, el Herrero, hijo bastardo de un señor de Jerusalén, Godofredo, que vive en una profunda depresión después de que su amada se quitase la vida. Tiene un hermano clérigo que es más malo que el demonio, envidioso, trata de hacer la vida todo lo imposible que puede a su hermano. Y Godofredo llega de las Cruzadas a visitar a su familia en Francia y buscar a Balian para ofrecerle un futuro en compensación por haberle engendrado de forma poco católica. Y las circunstancias hacen que Balian, sin nada que hacer en su aldea francesa y tras vengarse del hermano, tenga que partir a Jerusalén en la búsqueda del perdón y del cielo para su amor suicida.

Allí llega como Señor, tras heredar las posesiones de su padre que tiene una repentina muerte. Su llegada y humildad contrasta con sus riquezas y los usos sociales que se les presumía a los señores del Reino de Jerusalén, pero es un tipo leal que tratará de ofrecer toda su ayuda al Rey. Se empieza a ver con la hermana del Rey Baduino, afectado por la lepra y sin descendencia, por lo tanto madre del heredero al trono. Ahí empieza la lucha la lucha por el poder, entre los que apuestan por entenderse con los sarracenos y hacer de Jerusalén un reino de conciencia, y aquellos que piensan que la cruz es el único símbolo válido y que hay que iniciar una guerra santa contra los sarracenos rompiendo una paz frágil mantenida por dos líderes inteligentes.

La película realizada con un enorme despliegue, recuerda a esas películas épicas que se realizaron en los años cincuenta o sesenta con miles de extras, cuidados vestuarios, enormes escenarios y una producción a la altura. Pese a algunos realentizados innecesarios y “videocliperos” marca de la casa Scott (así debe parecer más moderna), las batallas resultan espectculares, la fotografía llamativa, y muchos momentos de cargas, invasiones de fortalezas y demás, nos retrotraen al mejor cine de época. Solo por eso, ya merece el aplauso.

La película además funciona muy bien a nivel metafórico con doble discurso, la propia historia en sí de la defensa de Jerusalén frente a la invasión que no le queda más remedio que iniciar a Saladino, y como discurso antibelicista ante las nuevas cruzadas que se estaban llevando a cabo en países islámicos como Irak, o de la propia Israel frente a los palestinos. La película en ese punto, tiene un discurso conciliador, de respeto intercultural a través de dos grandes líderes como Saladino y el malogrado Baduino, incapaz de contener las afrentas internas.

Los actores por norma general bien, Jeremy Irons aporta su presencia y su voz que ya sirven por sí solas para ganar gran parte de la partida en este apartado. Gleeson (muy excesivo) de nuevo en una película épica, género en el que pareció especializarse tras Braveheart. Orlando Bloom está curiosamente bastante bien como protagonista, su actuación es casi irreprochable, no es que tenga mucho carisma pero sale sorprendentemente bien parado. Liam Neeson al igual que Jeremy Irons con su presencia se sobra. Tenemos a la preciosa Eva Green, lo que ya de por sí es un pro, ya  que un joven como yo simplemente se queda hechizado ante esos ojos y esa preciosidad. Además perfecta como princesa Sibylla, enfrentándose a su marido y a dilemas morales de difícil solución. Y aunque no lo creáis sale Edward Norton, aunque no le veamos en ningún momento la cara, el tipo no la necesita para hacer una actuación brillante del enfermizo Rey Balduino.

Otro punto aparte es la música del irregular Harry Gregson-Williams. Cuando quiere, clava el Score como es el caso, haciendo una banda sonora que casa perfectamente con la película de Ridley Scott. Aquí merece un aplauso ya que sin duda está a la altura de las exigencias de un producto de este calibre. Además, de forma curiosa, se usa la aria preciosista de Patrick Cassidy de otra película del director, la infravalorada Hannibal, con título Vide Cor Meum.

Es curioso, pero lo que nos fue quitado en el cine aquí se suma para hacer de El Reino de los Cielos una cinta mucho más interesante y atractiva, propia de la historia épica que se nos quiere contar situada en tiempos de Cruzadas. Yelmos, espadas, armaduras, caballos… Tras aquel intento, iban a empezar a rodar cuando quebró la productora, de Paul Verhoeven por dar vida a las Cruzadas, Ridley un director bastante idóneo para estos desafios, cogió el testigo y nos regaló esta gran película épica de las de antes, de las que nos trasladan a una época y a un tiempo donde el fondo de la cuestión parece haberse quedado congelado por los siglos de los siglos, pero ahí continua un conflicto ardiendo. Americanos contra iraquies, israelies contra palestinos e iranies, y lo peor, sin hombres sabios que sepan evitar las futuras catástrofes que tenemos en ciernes.

comentarios
  1. Si la tienes, me gustaria verla.Muy Buena Critica. Ya podrás leer la mia de la película que SI vimos en el cine. ¡Buen Trabajo!

  2. La tengo repetida. Recuerdámelo y te la dejo en DVD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s