Avería y redención

Publicado: 20 abril 2012 de Miguel de la Asuncion en General
Etiquetas:, , , , , , ,

Titulo: Cinco minutos de gloria

Director: Oliver Hirschbiegel

Intérpretes: Liam Neeson, James Nesbitt, Anamaria Marinca, Connor Macneill, Richard Dormer

Nacionalidad: Coproducción Gran Bretaña-Irlanda

Año de Producción: 2009

Guión: Guy Hibbert

Duración: 90 minutos.    

Valoración: 8/10

Decía Benjamin Franklin “O caminamos todos juntos hacia la paz o nunca la encontraremos” y es que las relaciones de conflicto parecen inherentes al ser humano.

Five minutes of Heaven trata de esto mismo: Venganza y perdón, rencor y moral, avería y redención. Una película que, al más puro estilo de una novela de Vargas Llosa, nos habla del conflicto, de su nacimiento, de su repercusión, de su sentido o su falta del mismo. La frase inicial, muy potente, nos sumerge ya en esta historia de redención, diciendo “Para hablar del hombre que he llegado a ser, he de hablar del hombre que una vez fui”

Dicho esto, empieza la película, contextualizada en los problemas de Irlanda de los años 70. Allistair Little, líder de un comando de jóvenes del UVF, en su ansia por matar católicos asesinará a sangre fría a James Griffin, ante los ojos de su hermano pequeño, Joe.

Tras este pequeño prólogo, contado en diez minutos, nos encontramos ya con el film en sí. Un primer plano a un desquiciado James Nesbitt (soberbia interpretación la suya) está en un coche sometido a un incansable monólogo interior. Nos vamos enterando de que han pasado 33 años desde el prólogo que hemos visto, y que Nesbitt interpreta a Joe, el hermano del asesinado, que va a encontrarse cara a cara con Allistair (Liam Neeson) un Allistair que vive condenado por el acto que realizó, extraño en todas las tierras al no querer continuar en el UPV, remordido por la culpa. Un hombre roto que nos transmite muy bien Neeson.

Ambos deben encontrarse en un programa televisivo, pero descubrimos que Joe tiene otros planes: Matar al asesino de su hermano, para conseguir sus “cinco minutos de gloria”. Descubrimos que envidia la vida de Allistair, que se dedica a vender la historia de su delito y sus consecuencias, trata de ayudar a otros a superar problemas similares sabiendo que solo tiene una salida para seguir con su vida: obtener el perdón de Joe, a falta de poder borrar lo que hizo. Por eso la frase inicial es suya. El hombre en que se ha convertido. El hombre que fue. Magistral.

Al final, la escena del encuentro entre ambos personajes tendrá que esperar, y cuando llega, a algunos nos parece…superficial. Es duro ver como un film que apuesta por la reflexión y la sugerencia del espectador, y que ha conseguido su objetivo en apenas tres escenas, se pierde en intentar meter una pelea callejera para, quien sabe, intentar agradar a todo el mundo o dar algo de dinamismo a la película.

Ese es el gran fallo que se le puede poner a una obra, por todo lo demás, impecable. Aunque otros largometrajes sucumban a la historia que tratan, vemos que aquí no importa Irlanda, el IRA, el UPV, los programas televisivos que explotan los grandes dramas o similares. Importan los personajes, importa el problema, importan sus soluciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s