• Año: 2012
  • País:  Estados Unidos
  • Duración: 120 minutos.
  • Director:  Ben Affleck
  • Reparto: Ben Affleck, John Goodman, Alan Arkin, Bryan Cranston, Taylor Schilling, Kyle Chandler, Victor Garber, Michael Cassidy, Clea DuVall, Rory Cochrane, Tate Donovan, Chris Messina, Adrienne Barbeau, Tom Lenk, Titus Welliver
  • Género: Thriller. Intriga. Drama
  • Puntuación: 8/10

Con esta película, me ha sucedido como tantas otras: vas a verla de forma inesperada, sin saber muy bien que vas a ver y acabas pensando que ha merecido la pena el esfuerzo que has hecho por estar delante de la pantalla.

En el inmenso juego geoestratégico en el que los Estados Unidos llevan desde el final de la segunda guerra mundial, protagonizando; uno de los escenarios más desconocidos o tal ve, de los recientemente más olvidados, quizá porque vuelve a estar en primera línea; sea la participación en Irán. No me corresponde a mi, narrar lo que pasó, porque esa pequeña introducción que se necesita para entender lo que sucede, ya lo hacen en la cinta en los diez primeros minutos (aunque como siempre, abogo por que se consulten más fuentes para entender el problema de Irán-Estados Unidos, más a fondo).

La película se inicia en 1979, cuando la embajada estadounidense de Teherán fue ocupada por un grupo de iraníes, el personal que trabajaba allí fue hecho prisionero para conseguir que Estados Unidos, llevase a Irán a su antiguo mandatario, el Sha de Persia; para que fuese juzgado por sus crímenes. Entre todo el revuelo, seis diplomáticos estadounidenses consiguieron escapar y ocultarse en la embajada de Canadá. Mientras, el gobierno intenta rescatar a los prisioneros;  la CIA y el gobierno canadiense idearon un plan para rescatar a los diplomáticos fugados. Para ello se recurre a un mago del disfraz y a  un agente de la CIA, los cuales preparan la operación de rescate tras el escenario del rodaje de una película, “Argo”, en la que participaba un equipo de rodaje canadiense que buscaba exteriores en Irán.

Ben Affleck ha conseguido sorprenderme una vez más. Porque en esta película no se ha dedicado solamente a dirigir sino que lo ha hecho muy bien. Lo más conseguido de todo es como se consiguió mezclar el cine con la política, porque no podemos olvidar que el cine es eso: una ficción y en este caso, esa ficción fue la que consiguió que en la vida real se pudiese rescatar a unas personas que de encontrarlas ya estaban sentenciadas a muerte. Así que en este caso aquello de que la realidad supera a la ficción y además le da una vuelta de tuerca no puede ser más acertado. Además se consigue mantener la tensión a lo largo de las dos horas que consigue mantenerte pegado a la butaca. Y es que me ha recordado a esas películas capaces de desquiciarte por la enorme carga de sutiles situaciones donde nada es lo que parece, y en cualquier momento va a aparecer algún detalle que puede dar al traste con todo lo ya construido.

En cuanto al reparto, quizá el más flojo de todos sea el propio Affleck, el que personalmente creo que hace un papel correcto sin más;  puede ser, que no sea un actor soberbio, pero ha sabido rodearse de buenos actores: con un John Goodman perfecto, Alan Arkin que narra como nadie la verdad de lo que ocurría en aquel turbulento Hollywood (“Si hay caballos es un Western”), y el camaleónico y soberbio Bryan Cranston.

Una historia creíble, acida, satírica y tensa. Donde la mayor de las reflexiones es que a pesar de las impresiones que podamos tener, nada es lo que parece, y que a lo mejor debemos mirar más a nuestro alrededor para saber lo que realmente ocurre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s