• Titulo Original: The Debt
  • Año: 2011
  • País:  Estados Unidos
  • Duración: 114 minutos.
  • Director:  John Madden
  • Reparto: Sam Worthington, Jessica Chastain, Marton Csokas, Helen Mirren, Tom Wilkinson, Ciarán Hinds, Jesper Christensen
  •  Género: Thriller. Drama / Espionaje Nazismo.
  • Puntuación: 6/10

Cada vez que aparece una película en la que hay un indicio de hablar del nacionalsocialismo (de los nazis, vamos) me entran ganas de verla. Supongo que para odiar algo tanto como me ocurre a mí con todo lo que tiene que ver con la Alemania Nazi, está basado en un profundo conocimiento del tema. Es por eso que tenía muchas ganas de verla, otra cosa es, lo que pudo transmitirme cuando terminé de ver la película.

El director  John Madden (director de “Shakespeare in Love”) se  encargo de realizar el remake de la película homónima israelí, “The Debt”, dirigido en 2007 por Assaf Bernsteinun; un  remake bastante fiel, consiguiendo dar una nueva visión en esta cinta de espionaje. La cinta consigue llevarnos de nuevo a los grandes thrillers de espías de antaño; se nota que ha heredado de las novelas de espías y del thriller político de los 70  el gran aroma al viejo cine de espías y las novelas de Le Carré.

En 1965, tres jóvenes agentes del Mossad: (el servicio secreto israelí): Rachel Singer (Jessica Chastain/Helen Mirren),  Stephan (Marton Csokas/Tom Wilkinson) y David (Sam Worthington/Ciarán Hinds) son enviados a Berlín Oriental para capturar y trasladar a un peligroso criminal nazi  Israel; a lo largo de la operación todo acaba complicándose y el prisionero acaba muerto. Treinta años después, dos de estos agentes ocupan importantes puestos en la administración y son reconocidos por todo su pueblo como héroes; pero cuando uno de ellos, que años antes había desaparecido, vuelve a Israel y acaba suicidándose, todo su mundo empieza a tambalearse, porque ¿que habría ocurrido si aquel criminal nazi no estuviese muerto?

Para narrarnos esta historia de espías, se usan diferentes espacios temporales: uno cuando los agentes son jóvenes y están en Berlín cumpliendo con su misión y otra en la actualidad, cuando han pasado treinta años desde aquella operación. Personalmente pienso que las versiones más jóvenes de los personajes llevan la carga más pesada de la película; la que nos recuerda a esas maravillosas películas de espionaje de hace unos años, la que nos traslada al Berlín dividido, a los planes y maquinaciones de los servicios secretos o las intrigas entre las diferentes embajadas y la que nos deja una perfecta escena llena de suspense del bueno con una estación del tren como magnifico escenario. Sin embargo, la versión actual y menos joven de los personajes, tiene menor carga emocional, han dejado de ser agentes del Mossad para convertirse en un burócrata, un viajero errante y en una madre. Sus problemas han dejado de ser de interés nacional, para convertirse en algo personal. Y si ese mundo, cimentado en aquella operación peligra, serán capaces de dejar su actual estatus y forma de vida, concretamente la encargada será Rachel (Helen Mirren), por salvaguardar todo por lo que han luchado a lo largo de su vida.

En el plano interpretativo, por encima de todos destacan las dos actrices que encarnan a Rachel: Jessica Chastain y Helen Mirren. Sólo puedo decir que están inmensas, no sólo por su papel protagonista sino porque sus actuaciones se ven enriquecidas mutuamente al complementarse el personaje antes y después; lo que no ocurre con la otra dupla de actores masculinos que queda desincronizados. Mención especial para Jesper Christensen el “Cirujano de Birkenau”, quien consigue de principio a fin, crear una sólida y creíble interpretación.

Lo que siempre ha caracterizado a las películas de espionaje es que las apariencias engañan, uno nunca sabe por donde puede acabar saliendo un enemigo, una situación tensa o la solución del enigma. En el caso de esta película, hasta un poco más allá de la mitad, la trama es apasionante, atrayente y no pierde interés; pero la última parte en la que Helen Mirren acapara la pantalla casi por completo, el argumento pierde fuerza, se vuelve previsible y la intriga creada desaparece. A ello colabora el cambio de última hora (último minuto seria más exacto) en cuanto al desenlace, el que aparece primero te deja completamente frio, pero el que viene después no deja de ser un vano intento, traído con alfileres de terminar la película de la manera esperada.

Así pues, queda una película correcta. En la que el espectador empezará a perder el interés por una trama que parece no tener fin, hasta que se quedará frio a su conclusión. Sólo puedo recomendar a nuestros lectores su visionado si les gusta mucho el genero, de lo contrario seguro que será una película que una vez vista será olvidada y no querrán volver a ver.

comentarios
  1. VA A SER QUE NO ME ACEPTAN LA CRÍTICA CONATRUCTIVA dice:

    Habla usted desde un posicionamiento ideológico muy fuerte que no le deja ver más allá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s