Posts etiquetados ‘Daniel Bruhl’

Unidos-Por-Un-Sueño

Titulo: Unidos por un sueño

Director: Sebastian Grobler

Intérpretes:. Daniel Brühl, Burgart Klaubner, Justus Von Donanyi, Kathrin Von Steinburg, Thoms Thieme

Nacionalidad: Alemania

Año de Producción: 2011

Guión: Sebastian Grobler, Philipp Roth

Duración: 113 minutos.  

Valoración: 8/10

Aunque a día de hoy algo así nos parezca impensanble, o incluso pretencioso, el gran Albert Camus decía hace años “Todo cuanto sé con mayor certeza sobre la moral y las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol”

Basada en una historia real, Unidos por un sueño nos muestra como se introdujo el arte del balompié en Alemania. A finales del siglo XIX el profesor Konrad Koch (Daniel Brühl) alemán que ha estudiado en Harvard, es contratado en una escuela alemana para nobles como profesor de inglés, en aras de preparar a los jóvenes estudiantes para salir al amplio mundo que se presenta por la época.

Koch es un renovador, un hombre que trae ideas frescas y novedosas a los caducos alemanes, que aun viven anclados en el pasado. Su temperamento choca tanto con los directivos de la escuela como con los alumnos. Y para llegar a las jóvenes mentes a las que tiene que enseñar encuentra una sola manera: El fútbol.

unidos-por-un-sueno

Los chicos, entusiasmados, se entregan con auténtico fervor a este nuevo juego. Hasta que les pillan practicando este deporte. Veremos entonces un auténtico enfrentamiento, todas las penurias por las que pasan Koch y los chicos para poder seguir practicando este deporte.

En el fondo, el fútbol es lo menos importantes. Lo grande es lo que nos transmite. Los alemanes, con capacidad para reírse de sí mismos, nos presentan una gran sátira sobre el cambio, la modernidad, la adaptación y la flexibilidad. Sobre como los valores alemanes, que permiten a la nación gobernar desde hace años los destinos del Viejo Continente, a veces juegan en su contra. Y como la innovación no siempre es mala.

El fútbol, por su parte, es minimizado a sus valores primigenios, algo que en estos tiempos es de agradecer. Sin popularidad mediática, sin grandes medios, sin dinero y prácticamente sin material. Solo unos cuantos jugadores, un par de porterías hechas con las primeras ramas lo suficientemente largas que uno se encuentra y las ganas de jugar. Solo el compañerismo, el juego en equipo, la solidaridad, la equidad que permite. Recordamos, en una época en la que lo hemos convertido en un negocio, que no es más que un juego. Y como todos los juegos, es divertido.

También es curioso el papel que representa Inglaterra en este film. Pese a la gran oposición histórica germano – británica, Inglaterra aparece como la gran renovadora, la de mente abierta. Desenfadados, alegres, sencillos. Todo lo opuesto a los alemanes. Precisamente por esa oposición, aparecen más felices. Como he dicho, la capacidad de reírse de si mismos es algo bueno que tienen en el centro de Europa. Pero sin duda, no dejarán pasar la oportunidad de ver esta fábula como una oportunidad para mejorar y para superar sus defectos. Un film muy recomendable.

2269350_3_ku-Der_ganz_grosse_Traum_3

Título: Eva

Director: Kike Maillo

Guión: Sergi Belbel, Cristina Clemente, Martí Roca, Aintza Serra

Reparto: Daniel Brühl, Claudia Vega, Marta Etura, Alberto Amman, Lluis Homar

Música: Evgeny Galperine, Sacha Galperine

País: España

Año: 2011

Duración: 94 minutos

Género: Ciencia Ficción

 

Se dice que en España es difícil hacer cine de género. Somos también conscientes de las limitaciones y la cuesta arriba cada vez más impracticable que supone el cine patrio, tanto que con la desaparición de las ayudas, creo que poco podremos hacer, ya que producimos un cine que es difícil de rentabilizar en el propio mercado. No vemos cine español, salvo contadas excepciones.

Puede ser por ello, que en muchos casos no se arriesgue. Han habido tortazos sonados, y lo más seguro es hacer una comedia con actores de carpeta de colegiala. Pero a decir verdad, hasta eso es un género, y si nos vamos al cine español de los últimos años siempre se han ido estrenando algunas cosillas arriesgadas bastante interesantes de género policiaco, terror, thriller, intriga, o ciencia ficción. Osea, eso de que el cine español es un cine de Guerra Civil o social, y por lo tanto, poco atrayente para el gran público, la mayoría de las veces no es algo que se cumpla. Es un prejuicio. El cine español tiene sus cosas interesantes, y sí, nos encanta el americano, pero de vez en cuando no está de más ver lo que se hace por aquí (con ciertos límites, obviamente).

Y aquí tenemos el caso de Eva, cinta grabada en español y catalán que nos cuenta un pequeño drama de ciencia ficción sobre una sociedad donde los robots existen y colaboran en ayudar y hacer felices a las personas. Todavía no se han levantado contra toda la humanidad para protegernos de nuestra propia locura, más bien es un lugar idílico donde los robots prestan servicios al hombre. Y nuestros personajes son genios en diseñar robots. Un antiguo ciudadano de la ciudad que vuelve después de diez años al sitio donde se dejó varios asuntos pendientes. Su carrera, su familia, su chica… Y la chica, que dejó el diseño por ser profesora mientras es madre de una niña junto al hermano de su antiguo chico… Y no, no es solo una telenovela…

Es por ello que como en este caso, algunas películas son muy agradecidas, la escasez de presupuesto con respecto al cine de fuera, hace que las soluciones sean más imaginativas sin desmerecer con otra propuesta hecha con cinco veces más presupuesto. Claro, que también es una película donde la ciencia ficción forma parte de un contexto, una tenue ambiéntación retrofuturista que da forma a este bonito cuento junto a un lugar mágico, repleto de nieve y que al mismo tiempo parece cálido.

Como película, es deudora de otras de temática similar como Inteligencia Artificial. Se echa en falta un guión algo más elaborado que no te haga ver desde el principio por donde pueden ir los tiros de lo que pasará. Estando atento es fácil temerse la historia.

Los actores por lo general están bien. La niña, Claudia Vega, es fantástica, delante de la cámara está mucho más suelta que los mayores. El alemán Daniel Brühl, también se le ve cómodo buscando cada vez más espacio en nuestro cine. Alberto Amman sigue tan soso como siempre, y de vez en cuando se le va su deje argentino… Marta Etura también está sosita, pero no lo hace mal. Lluis Homar está un poquito cargante como robot mayordomo.

Pero pese a todas las dudas que puede plantear la película, es una interesante muestra de cine de género hecho aquí con bastante encanto. Se ha merecido más de lo que finalmente ha recibido, cuando fue estrenada el mismo fin de semana que Tintín… Como para llenar las salas…

Titulo: Intruders

Director: Juan Carlos Fresnadillo

Intérpretes: Clive Owen, Carice Van Houten, Daniel Brühl, Kerry Fox, Pilar López de Ayala, Izán Corchero.

Nacionalidad: España

Año de Producción: 2011

Guión: Jaime Marqués, Nicolás Casariego

Música: Roque Baños

Duración: 100 minutos.

Valoración: 3/10

Juan Carlos Fresnadillo, promesa del cine español, presenta su nueva película Intruders, un thriller en el que ha estado trabajando los tres últimos años y que trata de explorar las entrañas del miedo, la aparición del mismo por la involuntaria transmisión de los seres queridos, los traumas compartidos entre almas afínes.

¿Por qué no me leería el guión antes de aceptar el papel?

Por desgracia, y como muchas buenas ideas, la plasmación de la misma no ha resultado ser tan buena como la idea original pretendía. Intruders resulta muy buena, incluso brillante, en algunos aspectos, pero no precisamente en el argumental.

La película puede resultar muy manida para los que buscan suspense. Los típicos escenarios lóbregos, la lluvia, la oscuridad, los ruidos, la música estridente para intentar crear un ambiente tenso. De hecho, la música y la imagen, aunque previsibles, son de lo mejor del film, que desde luego nos mantiene una hora y media en tensión, que, al fin y al cabo es lo que se pretende.

Españoles en un sitio oscuro. Ten miedo.

Tal vez lo peor de todo sea la sensación de que, como ya hemos dicho, la idea puede dar mucho más de sí. Un buen reparto, una técnica correcta, unas escenas de acción loables, pero aun así,  el guión lo estropea. Sencillamente, no hay otra explicación posible.

Se puede decir que quizá nos den demasiadas explicaciones, en lugar de dejar que cada uno reflexione por su cuenta y entienda lo que se quiere decir. Eso simplifica demasiado una historia que tiene pretensiones de profundidad. Tal vez la línea de narración tampoco sea la mejor que se ha podido hacer, siendo bastante previsible cual es el siguiente paso, cuando la sorpresa es uno de los mejores amigos del suspense. O puede que, sencillamente, sea demasiado extensa sobre el mismo punto, acercándose a un cariz filosófico, pero sin llegar a atraparlo.

En cualquier caso, se puede calificar como entretenida, pero que nadie se espere una obra maestra. A veces el todo no es la suma de las partes, y pese a la música (de lo mejor), el reparto o la fotografía, que son buenas, la película no deja de ser correcta. La pena es la sensación que deja, ese regusto amargo de saber que, con un poco más de trabajo (y, en tres años, ha habido tiempo) podría haber dado más de sí. Y es que, como tenemos muy claro todos los autores de este blog:

No estamos todos, falta Carahueca